10 Mantras

Decálogo de George Soros, brillante inversor y gestor del Hedge Fund Quantum Endowment Fund, Fondo de Inversión con unas características deteminadas y más de 27.000 millones de dólares en activos gestionados.

Consejos aburridos, conservadores y nada sofisticados que son reflejo a su idea de cómo deben ser las buenas inversiones.

  1. Si la inversión es entretenida probablemente no ganes dinero, pues la buena inversión es aburrida”. Soros afirma que las emociones personales no tienen cabida al invertir: “Si se quiere tener éxito a largo plazo, hay que basar las decisiones de inversión en racionalidad y disciplina. Aunque jueges en bolsa, la bolsa no es un juego”.
  2. Solo soy rico porque sé cuándo me equivoco… Básicamente he sobrevivido al ser consciente de mis errores”. Para el inversor judío debemos reconocer y admitir nuestros errores cuando los cometemos, reducir las pérdidas y continuar con el siguiente paso lógico. “Recuerda que tú te equivocas y el mercado es el que tiene la razón”, reflexiona Soros.
  3. Los mercados financieros suelen ser impredecibles. De manera que tienes que plantearte distintas alternativas… La idea de que se puede predecir de verdad lo que va a suceder contradice mi visión del mercado”. Los inversores de éxito acatan esta filosofía «a pies juntillas». Los mercados son verdaderamente aleatorios y nadie sabe dónde, cuándo y cómo se moverán los precios. La clave es estar preparado.
  4. Los mercados están en un estado constante de incertidumbre y cambio constante, y se gana dinero descartando lo obvio y apostando por lo inesperado”. Las mayores oportunidades residen en los acontecimientos inesperados, “cisnes negros”, porque la mayoría de la gente está apostando a lo obvio, y, en el mercado, la mayoría de la gente se equivoca.
  5. Cuanto peor se ponen las cosas, menos se tarda en darle la vuelta a la situación y mayor es el revés”. Cuando se toca fondo, cada ápice de mejora es mucho mejor y más potente. Los rebotes, si son de verdad, suelen ser muy violentos, avisa Soros.
  6. Las burbujas bursátiles no surgen de la nada. Tienen una base sólida en la realidad, pero la realidad distorsionada por una idea falsa”. Para el afamado inversor de Wall Street, las burbujas bursátiles comienzan con unos buenos fundamentos empresariales o económicos y se descontrolan cuando la equivocada ambición de la gente entra en juego.
  7. Yo sostengo que los mercados financieros nunca reflejan la realidad subyacente con precisión; siempre la distorsionan de algún modo y las distorsiones encuentran su expresión en los precios del mercado”. Al igual que Warren Buffett, Soros también tiene en cuenta el valor sobre el precio y creen que este último es simplemente el ruido que hacen las emociones humanas en el mercado.